Hay tres afirmaciones que cada día son más ciertas. La primera, que el futuro de los negocios y las comunicaciones está en la recolección y el manejo de la información. La segunda, que con la ayuda de la inteligencia artificial y el big data, la humanidad transformará al mundo. Y la tercera, que el cloud computing es la pieza clave que convertirá este escenario en una realidad.

Nube compartida

Punto 1.- Una mirada rápida al cloud computing

Lo que hoy se conoce como “la nube” es un concepto que comenzó a ganar fuerza en el 2006 gracias a gigantes tecnológicos como Amazon y Google. Sin embargo, lo que envuelve a este gran paradigma todavía es un misterio para muchos, incluso para quienes lo utilizan a diario.

Quizás te asombre saber el cloud computing no es tan novedoso, sino que surge de una idea que algunos ingenieros americanos tuvieron en 1963 para que varios usuarios pudieran hacer uso de un ordenador de forma simultánea y acceder a sus programas y datos desde cualquier parte del mundo. ¿Te resulta familiar?

Entonces, ¿qué es la nube o cloud computing?

Conocida por muchos nombres –cloud computing, computación en la nube, servicios en la nube, informática en la nube o nube computacional- “la nube” no es más que un conjunto de elementos que permiten el acceso, almacenamiento y entrega de datos o servicios a través de una red global -en este caso, Internet- a uno o varios usuarios.

Aunque ya se venía gestando desde los años 60, no fue sino hasta después de los 90 -con la ampliación del ancho de banda– que pasó de ser una idea a una realidad.

Cómo se creó el almacenamiento en la nube

El origen de la nube es un poco incierto, ya que hay distintas teorías sobre su creación. No obstante, lo que sí se sabe es que los siguientes hechos marcaron un antes y un después en la informática y en las telecomunicaciones:

  • 1970 – El símbolo de la nube se usaba para hacer alusión a la red de ordenadores que diseñó el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, ARPANET
  • 1997 – El profesor Ramnath Chellapa emplea por primera vez el término de la nube en una conferencia académica, refiriéndose a ella como el nuevo -y más novedoso- paradigma computacional
  • 1999 – Salesforce.com ofrece por primera vez un servicio basado en el cloud computing, el software como servicio. La página lanzó aplicaciones en su página web para que las empresas pudieran acceder a ellas
  • 2002 – Amazon, otro de los pioneros, comenzó a ofrecer un servicio con el que hoy todos están familiarizados, el Amazon Web Service
  • 2006 – Google se subió a la nube con el lanzamiento de Google Docs. Esto hizo que los usuarios pudieran experimentar las ventajas de la nube computacional en primera persona

Lo demás ya es presente o el comienzo del futuro, dependiendo de cómo lo mires. Empresas como Microsoft, Mega, Oracle e IBM han puesto su granito de arena -y parte de su propia identidad- para ofrecer una serie de servicios relacionados con el almacenamiento en la nube, la elaboración de copias de seguridad, el funcionamiento de softwares de gestión, etc.

¿Había algo antes de la nube?

¡Por supuesto! Algunos conceptos ya se utilizaban antes de la nube y son, en esencia, bastante parecidos a ella:

Las redes peer-to-peer (P2P)

Se popularizaron alrededor de 1999 con Napster. Sin embargo, fueron desarrolladas como tal en 1979 y estuvieron íntimamente relacionadas con el proyecto ARPANET. En pocas palabras, el P2P no es más que una red de ordenadores que se conectan entre sí para compartir ficheros o archivos de cualquier tipo.

Las cuentas de correo

Empresas como Hotmail, Yahoo y Gmail ofrecían -desde sus inicios- una gran cantidad de espacio de almacenamiento virtual. Hoy en día, esta función se ha perfeccionado permitiendo que los usuarios puedan subir sus fotos, vídeos, textos, presentaciones o contactos, y mantenerlos vinculados a su correo electrónico para acceder a ellos desde cualquier terminal con el que inicien sesión.

El protocolo de transferencia de archivos (FTP)

Un servidor bidireccional que recibe y/o envía información. Fue la pieza principal en uno de los primeros buscadores –Gopher– y en la actualidad es una herramienta esencial para el alojamiento web y la elaboración de copias de seguridad.

Para qué se usa el cloud computing

Prácticamente, ¡para lo que sea! La nube computacional es un territorio que todavía no ha sido explorado -ni explotado- en todo su potencial. Los programadores, por ejemplo, usan la nube para elaborar sistemas de encriptación, transmitir mensajes y datos de gran volumen, virtualizar equipos, expandir Internet y establecer granjas de servidores que están operativas las 24 horas del día, los 365 días del año.

Por otro lado, los usuarios y las empresas acceden a la nube de forma gratuita o pago a través de:

  • Softwares como servicios o SaaS: son programas en línea, es decir, que están en la nube. Los usuarios acceden a ellos por medio de cualquiera de sus dispositivos adquiriendo una suscripción y disfrutan de todas sus herramientas
  • Plataformas como servicios o PaaS: están orientadas a los desarrolladores y programadores. Las PaaS crean entornos seguros en los que los usuarios pueden desarrollar, probar y gestionar sus aplicaciones, así como verificar su compatibilidad con distintos sistemas operativos
  • Infraestructuras como servicios o IaaS: básicamente son una especie de hardware on demand. El ejemplo clásico de los IaaS son los sistemas de almacenamiento y los servidores de las páginas web porque las personas contratan un espacio específico de acuerdo a lo que necesiten en vez de comprar un disco externo, servidor o NAS

El cloud computing en cifras

Desde su popularización en el 2006, el cloud computing no ha dejado de crecer y, según los últimos estudios realizados, seguirá expandiéndose por un buen tiempo. La aparición del Internet de las cosas, el uso a diario de las redes sociales, las comunicaciones por correos electrónicos y aplicaciones de mensajería instantánea y, por supuesto, el empleo de diferentes asistentes virtuales -como Alexa y Siri- hace que la cantidad de datos que se generan a diario sea impactante.

Tanto es así que, para el 2025, se necesitarán -aproximadamente- de 163 Zettabits para almacenar digitalmente toda la información a nivel mundial, es decir, casi 4 veces más que lo que se utilizaría para el 2020.

Punto 2.- Los tipos de almacenamiento en la nube más conocidos

Ahora que ya sabes qué es la nube y cuál es su importancia, es hora de que hablemos de los principales tipos de cloud computing, cómo se dividen, qué funciones ofrecen y a qué puedes acceder una vez que pagues.

Sí, has leído bien. Y es que, aunque la mayoría de los servicios de almacenamiento en la nube son gratuitos, muchos de ellos requieren del pago de ciertas membresías para acceder a un nivel superior de almacenamiento o al uso de otras herramientas.

Conociendo a los gigantes tecnológicos detrás de la nube

La computación en la nube está que arde. Por eso no es sorprendente que las principales empresas tecnológicas estén detrás de ella y de su desarrollo:

  • Amazon: podría decirse que es la que lidera el mercado con Amazon Web Services (AWS)
  • Microsoft: apartando a Azure, Microsoft es otra de las empresas líderes en la proveeduría de servicios cloud. (OneDrive, Microsoft 365, etc.)
  • Google: con una tasa de crecimiento de más del 80 % en el último año, Google -o mejor dicho, Alphabet- está arrasando con su participación en la nube
  • Alibaba: el gigante chino no se queda atrás ni en innovación ni en crecimiento. Alibaba se ha sabido ganar su lugar entre las primeras 4 empresas de cloud computing con Alibaba Cloud y su servicio de hosting para páginas web

Te presentamos al almacenamiento en la nube gratis

¡Conoce algunas de las herramientas que puedes usar sin tener que pagar ni un centavo!

Dropbox

Una opción fiable y útil para almacenar cualquier tipo de archivos en la nube y compartirlos con quien quieras. Ofrece 2 GB de espacio gratuito que podrás aumentar a 2 TB pagando el plan profesional.

Google Drive

Por la popularidad de Android y las Chromebooks, Google Drive es uno de los sistemas más usados del mundo. Se conecta directamente con suites ofimáticas -como Google Sheets- y permite guardar lo que quieras en sus 15 GB de espacio gratuito. Los planes de pago -llamados Google One- van desde los 100 GB hasta los 30 TB.

OneDrive

El preferido de las copias de seguridad por su estrecha conexión con Windows. Tal como Google, OneDrive ofrece sus propias aplicaciones de ofimática. La versión gratuita facilita 5 GB de almacenamiento y un máximo de 6 TB si accedes al plan premium de la marca.

Mega

Con 50 GB de almacenamiento gratuito. La plataforma cifra los datos y se enorgullece de tener un sistema de seguridad bastante alto.

AWS

Amazon ofrece una prueba gratuita por 12 meses que incluye 5 GB de almacenamiento y un vistazo rápido a muchas de sus herramientas, como el establecimiento de bases de datos, gestión de contenidos, creación de redes virtuales, business inteligence, etc.

Microsoft Azure

Los productos de Azure son similares a los de AWS. Es ideal para el desarrollo y la prueba de aplicaciones móviles, el aprovechamiento del machine learning, la creación de máquinas virtuales, etc. Su prueba gratuita también dura 12 meses.

El cloud computing y las copias de seguridad (servicios profesionales de pago)

Una de las ventajas de la nube es la elaboración sistemática de copias de seguridad. Veamos quiénes son las principales opciones del sector:

Jumbocopy

Jumbocopy es una herramienta perfecta para generar backups en línea de forma fácil y rápida. Es compatible con sistemas operativos clásicos, como Windows, Linux y Mac. La empresa suma valor a su clientela porque, adicional a las copias de seguridad en línea, tiene herramientas de recuperación ante desastres, brinda consejos para la elaboración de un disaster recovery plan exitoso y cifra toda la información para mantener a los intrusos a raya.

Veeam

Este software de gestión está alineado a los objetivos de prevención de desastres y manejo de crisis de la seguridad TI. Cuenta con herramientas de creación de máquinas virtuales, recuperación de datos ante desastres y ataques informáticos, generación de informes y más.

Acronis

Otro aliado para el departamento TI porque se asegura de que la empresa se mantenga en funcionamiento después de una crisis o pérdida de datos. No solo cifra los archivos, sino que cuenta con opciones de restauración en minutos y utiliza el blockchain para impedir que los archivos se dañen, se conviertan en corruptos o sean modificados por terceros no autorizados.

Uranium

Uranium es un software pago que también permite a las empresas elaborar copias de seguridad virtuales o en cintas. La interfaz que ofrece el programa es fácil de usar, intuitiva y avisa a los usuarios en caso de fallos.

Los discos duros virtuales y el almacenamiento en la nube

Un VHD o disco duro virtual no es más que la emulación de un disco duro externo o del disco de almacenamiento de un ordenador. El concepto es similar al del hosting. Algunos de los más populares son OpenDrive, IDrive, BOX y ZeroPC.

Los Network Attached Storage (NAS) con software privado

Un NAS o Network Attached Storage es como una nube privada. Empresas como Synology y QNAP comercializan unidades (hardware) simples de instalar y manejar para almacenar los datos de forma local, realizar copias de seguridad, entre otras cosas. Estas pequeñas nubes actúan como un disco duro externo de alta capacidad, pero cuentan con sistemas de protección de datos, links que permiten compartir los archivos con otros usuarios, acceso a través de Internet y asistentes de transmisión.

Los Network Attached Storage (NAS) de software abierto

FreeNass es un sistema operativo que permite que cualquier usuario pueda convertir un ordenador o portátil en su propio sistema de backup o de almacenamiento. De esta forma, se le da un nuevo uso a aquellos equipos que ya no se encuentran en funcionamiento o que están descontinuados.

Punto 3.- Qué posibilidades y limitaciones te brinda la nube computacional

La principal posibilidad que todos piensan cuando escuchan el término “cloud computing” es acceder a su información desde cualquier dispositivo electrónico con acceso a Internet. Pero -evidentemente- este es tan solo uno de sus beneficios:

Los múltiples beneficios de la nube

Reducirá tus costes

Este es uno de los principales puntos a favor del cloud computing. Anteriormente, las empresas debían destinar grandes cantidades de su presupuesto a la compra de sistemas de almacenamiento, pero con la nube, esta partida se reduce a su mínima expresión.

Con tan solo adquirir una membresía y pagar unos cuantos euros al mes, las grandes corporaciones, PYMES y autónomos pueden obtener una gran cantidad de espacio y de herramientas cloud para almacenar sus datos y acceder a ellos desde donde deseen. Incluso, algunas soluciones -como Drive, por ejemplo- son completamente gratuitas.

Maximizará el uso y ahorro de energía

Si contratas un servicio de almacenamiento en la nube, evitarás la compra de costosos hardwares y servidores propios que necesitan de un área climatizada para su correcto funcionamiento. Por tanto, tu factura de energía disminuirá considerablemente.

¿Lo mejor? Además del ahorro energético -que de por sí es un plus– si utilizas tu propio espacio en la nube computacional, estarás reduciendo el impacto que tiene tu actividad empresarial en el ambiente; no solo porque se destinarían menos recursos para la fabricación de hardware, sino también porque podrás prescindir de las impresiones, manteniendo así todas las comunicaciones en digital.

Permite el desarrollo de más aplicaciones y lenguajes

Así es. El cloud computing permite el desarrollo, la gestión y la intercomunicación entre varios sistemas, tecnologías y lenguajes -como Java, PHP, etc.- para que puedas aprovechar lo mejor de cada uno de ellos.

De esta forma, se simplifican al máximo el análisis y el procesamiento de la información y la agrupación en categorías de datos.

Mejora los gadgets y tu experiencia como usuario

La nube computacional está íntimamente relacionada con el Internet de las cosas. Estos sensores -que mantienen seguro a tu hogar, que modifican la temperatura de tu oficina y que te facilitan las tareas cotidianas- funcionan a través de la interconexión y usan a la nube para enviar y recibir información, pero también para aprender sobre ti y tu rutina.

Solo así pueden darte una experiencia realmente ajustada a tus intereses para que saques el máximo provecho de la domótica y de los accesorios inteligentes que te rodean.

Te mantiene a la vanguardia

Los servicios conectados a la nube siempre están a la vanguardia de la tecnología y te mantendrán protegido de fallos de seguridad, ataques informáticos, entre otros aspectos. Además, se actualizan automáticamente a la última versión dándote la oportunidad de acceder a nuevas funcionalidades.

Los aportes del cloud computing para las PYMES

Las posibilidades que ofrece la nube computacional son amplísimas, en especial en el campo de pequeñas y medianas empresas:

  • Manejar al personal. Como cada empleado cuenta con un usuario, se pueden determinar cuántos recursos gasta al día, a qué tipo de información ha accedido, cuáles son sus niveles de productividad, etc. También permite que la comunicación entre departamentos sea más fluida y que todos los empleados relacionados con un proyecto puedan medir su avance y hacer sugerencias
  • Entregar valor al usuario y al cliente con los CRMs. Los Customers Relationship Management -CRMs por sus siglas en inglés- son unos softwares que permiten mejorar la relación entre los vendedores, la dirección de marketing, la clientela, los potenciales consumidores y la audiencia. Se usan para incrementar el potencial del inbound marketing y de las ventas relacionales
  • Optimizar el inventario con los sistemas SGA. Usar un software de gestión de almacenes permitirá que la empresa le saque el máximo provecho al espacio de almacenamiento físico que tiene disponible y facilitará la organización de los envíos
  • Ofimática en la nube. De la mano con el cloud computing, han surgido un conjunto de soluciones a las que se puede acceder a través del navegador, sin necesidad de hacer ninguna instalación. Estas nuevas opciones -que se conocen como suites ofimáticas– están ahí para ser usadas por las empresas. (Google Sheets, Google Docs, Office Online, Open365, entre otras)
  • Hacer backups automatizados, restauraciones granulares y multiversiones. Los servicios en línea permiten la programación de copias de seguridad periódicas -completas, parciales y automatizadas- para mantener los archivos seguros y protegidos ante cualquier ataque externo o problema de hardware
  • Uso de los sistemas ERP, es decir, aplicaciones en línea que conectan las distintas áreas operativas de una empresa. De esta manera, se puede manejar desde una sola plataforma la logística, ventas, contabilidad, inventario, transporte y producción de una compañía
  • Acceso remoto al sistema de seguridad. Con el cloud computing se puede aumentar la seguridad de la empresa, ya que le da la oportunidad a los altos cargos y a la dirección de seguridad de acceder a grabaciones, a los datos recolectados por los sensores y los perfiles de usuarios en tiempo real

La principal limitación del cloud computing: una integración deficiente

A pesar de sus múltiples beneficios, la nube podría ser una pérdida de tiempo y dinero para tu PYME, en especial:

  • Si no motivas a los empleados a introducir datos en el programa. Si las quejas, los pedidos e información vital dada por tus consumidores por medio de los canales telefónicos no son vaciados al programa, estarías perdiendo parte de su potencialidad
  • Si no escoges un proveedor que te proporcione la asesoría y capacitación necesaria. Esto limitaría el conocimiento que tienes sobre la plataforma y el aprovechamiento del capital invertido en ella
  • Si no involucras al personal en la elección de los softwares de gestión. Recuerda que tus trabajadores serán quienes manejen estas herramientas a diario. Por eso es esencial que los involucres en la toma de decisiones

Punto 4.- Ventajas y desventajas de la nube computacional frente a otros sistemas

Las fortalezas que estarán a tu alcance

  • Tus datos no se perderán en caso de que algún equipo deje de funcionar o sea atacado por algún virus informático
  • Puedes escalar con facilidad tu servicio de cloud computing hasta llegar a convertirlo en un sistema más grande, intuitivo y dinámico; completamente personalizado y adaptado a tus necesidades
  • Los proveedores de servicios asociados al almacenamiento en la nube y softwares de gestión conocen la importancia de la privacidad de tus datos y comunicaciones. Por eso priorizan tu seguridad e innovan cada día para mantener lejos a cualquier intruso no autorizado
  • Te da la oportunidad de flexibilizar las modalidades de trabajo. Con el cloud computing, el trabajo remoto será una opción viable. Esto reducirá los costes asociados a la oficina, viajes de negocios, transporte, comedor y gastos similares
  • Permite que tus empleados establezcan un vínculo. Con la nube, cada trabajador conoce la importancia de los procesos y de las tareas de sus colegas. Esto incrementa el vínculo que tienen con tu empresa y entre ellos mismos
  • Todos los servicios y unidades en las que se divida tu empresa se integrarán. De esta forma, podrás leer el último informe financiero elaborado por contabilidad y compararlo con la curva de posibilidades que calculó tu equipo de producción

Las debilidades de la nube

  • Es intuitiva, pero no tanto. Incorporar programas de gestión, de almacenamiento en la nube y copias automáticas de seguridad hará que tengas que invertir en capacitación constante y en el reclutamiento de perfiles profesionales que estén familiarizados con estos conceptos
  • No siempre es la solución a todo. Si tienes una tiendita de la esquina que vende especias orientales al por menor y algunos dulces caseros, quizás automatizar tus procesos o usar la nube para comunicarte con tu clientela no sea la mejor opción para ti
  • La seguridad y privacidad que ofrece no es infalible. Por ejemplo, los servidores de tu proveedor podrían sufrir un ataque. También podría pasar que un juez les ordene entregarle tus archivos a Hacienda si sospecha que estás involucrado en la evasión fiscal

Punto 5.- Conclusiones

Evidentemente, el cloud computing no es un fenómeno pasajero, todo lo contrario: ha llegado para quedarse. Afortunadamente, es una tendencia que tiene más ventajas y fortalezas que debilidades. No solo permite que puedas elaborar planes de contingencia y de seguridad TI más eficientes, sino que además hace a los dispositivos electrónicos más inteligentes, porque pueden adaptarse mejor a tus necesidades.

En materia de seguridad, mantiene tu documentación y los datos privados de tus clientes encriptados de principio a fin. Así, nadie podrá acceder a ellos o hacer un uso indebido de tu know how. A nivel contable, es el primer paso hacia registros transparentes y cuentas certeras, limpias y fáciles de analizar.

Sin duda, el reto que tienen los desarrolladores para lo que queda del 2019 es lograr el equilibrio entre la nube pública y la nube privada para que todo el mundo a nivel global pueda aprovecharse de lo mejor de ambos mundos a través de la nube híbrida, el nuevo concepto del futuro.

Esperamos que este artículo haya resultado de tu interés y te permita avanzar en el conocimiento de este fenómeno tan complejo como es la nube. ¿Y tú que piensas de la nube?.